FRENTE SINDICAL - Fue la frase que marcó las jornadas de selectividad y reducción del bycatch desarrollada en el INIDEP el 17 y 18 de septiembre; afirmación que se asemeja a un extracto del film Descarte Cero, producido por la Asociación de Capitanes de Pesca

años atrás, y a expresiones resultantes del “Seminario Descarte Cero” organizado por la AACPyPP conjuntamente con el SUDEPPU de Uruguay en 2015. Pero ahora, el propio Subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch, aseveró que el descarte de pescados “es un escándalo”, frente a investigadores, biólogos, técnicos, funcionarios, armadores pesqueros y representantes de nuestra Asociación.

Tras dos días de interesantes exposiciones e intercambio de criterios, Bosch instó a traer toda la captura. “Lo que se subió a la red hay que traerlo”, dijo. No sin antes referirse a que se debe evitar pescar especies indeseadas, y para ello recordó la implementación de sistemas de vedas y sanciones, entre otros mencionados.

Horas antes, el Secretario General de Capitanes de Pesca Jorge Frías realizó una presentación en la que recordó aquel Seminario de 2015, coincidentemente desarrollado un 17 y 18 de septiembre en la Escuela Nacional de Pesca, al que fueron invitados funcionarios provinciales, nacionales, empresarios investigadores y trabajadores de la actividad, y que fue disparador para la realización del film Descarte Cero, como así presentaciones que realizó sobre el descarte en Vigo, durante la celebración de los veinte años del Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO, y en el Seminario de Intereses Argentinos en el Mar que organiza la Liga Naval Argentina, y un capítulo dedicado en el libro Civilización y Barbarie en el Mar Argentino; con la proyección de un extracto del documental como apoyo para sincerar lo que ocurre en el mar con el descarte pesquero.

Seguidamente, felicitó a los organizadores por la iniciativa y a todos los presentes por hacerlo posible, sosteniendo que este evento era largamente esperado por Capitanes de Pesca para poder consensuar entre todos una idea conjunta, para dar soluciones a la necesidad de revertir la problemática del desperdicio de alimentos.

Frías además explicó el funcionamiento de los selectivos mediante un gráfico explicativo del Dejupa, argumentando porqué los Capitanes de Pesca sostenemos que “las rejas nunca sirvieron ni servirán”, tal como venimos manifestando desde 2010 poniendo en relevancia la falta de certezas que existe en cuanto a la supervivencia de las especies que logran escapar del dispositivo, pues aún nadie ha podido asegurar que realmente sobrevivan y en ello todos los expositores coincidieron, máxime por carecer de estudios en ese aspecto; por lo cual sugirió que se tome este aspecto como objeto de investigación, al tiempo que propuso un cambio en el paradigma de las artes de pesca, focalizando la atención en el “arreo” de la captura antes de su ingreso a la red, obligando así a revisar todo el equipo de pesca.

Los datos con los que no cuenta tanto la administración como investigadores respecto del bycatch en la pesca representan una debilidad enorme para el sistema; errores, improvisaciones y políticas que sólo atienden los requerimientos económicos y no al enfoque ecosistémico llevan a fijarlo arbitrariamente en un 10%, cuando debería ser ilimitado, y traer toda la erróneamente denominada pesca incidental, pues la definición de pesca incidental no debiera considerarse para el Mar Argentino cuando el propio INIDEP sostiene que la totalidad de nuestro mar es diverso en especies y tamaños por cuanto se sabe de antemano que se pescará algo no deseado y aún no ha sido valorado, tal como ocurrió hasta la década de 1990, con las rayas que se pescaban “incidentalmente” y escandalosamente se tiraban al mar.

Una muestra más de la debilidad de los dispositivos selectivos, quedó expuesta por los dichos de la primera y única Capitán de Pesca mujer, que dijo que todas las artes de pesca descartan, teniendo en cuenta que ella se especializa en la pesca de vieira que se realiza con un arte especial, y la pesca incidental que terminaría descartada es aprovechada por la tripulación para alimentarse, llevándola a su casa cuando desembarcan.

Es claro, y la lógica indica que sin contar grandes animales como lobos marinos, tortugas, u objetos, todo lo que ingrese en la red de pesca se debe traer a puerto, y el empresario procesar esa captura, generando mayor trabajo y alimento. Si esto no fuera viable, el Estado debería recibir ese recurso y someterlo a procesamiento para posteriormente distribuirlo.

Cabe destacar que en las Jornadas, donde estuvieron presentes la Subsecretaría de Pesca, el Consejo Federal Pesquero representado por dos claros referentes Oscar Fortunato y Adrián Awstin, referentes de la FAO, y expertos internacionales, se reconoció que en Argentina tiramos como mínimo 110 mil toneladas de merluza y unas 300 mil toneladas en conjunto al año, como denuncian todos los partícipes en la pesca y sostiene la Asociación en el film Descarte Cero. Y hasta el momento no emitieron opinión contraria, lo que de alguna manera avala la veracidad de todas las exposiciones.

Como mencionamos anteriormente, también se probó que ni el Consejo Federal Pesquero ni el INIDEP tienen información alguna del volumen de descarte, el que está prohibido según Art. 21 inc. m del Régimen Federal de Pesca, y no cuentan con un mecanismo que les permita acceder a esa información. El INIDEP sostiene que solo puede hacer suposiciones, obteniendo datos estimados que son aplicados luego en toda sus definiciones referentes a cómo, cuánto, dónde y cuándo pescar.

Además, los expositores aceptaron que no existen registros gráficos de la realidad del arreo de peces que se desarrollan en fondos con basura, piedras, algas, tierra y arena y que son alterados por el arrastre de cables, portones y redes. En ese sentido, se proyectaron filmaciones sobre el comportamiento de dispositivos selectivos en espacios de agua limpia, sin movimiento, sin basura y sin presencia de cardúmenes abundantes, y así no es como realmente se pesca. Suponiendo que los peces pueden escapar de las mallas o los hierros, resultan heridos o muertos, y perecen bajo el agua; y en esto concluyeron todos los expositores al manifestar: "No se puede asegurar la sobrevivencia", y ello ocurriría porque las actividades pesqueras se llevan normalmente en un ámbito hostil y peligroso.

Quedó probado en las jornadas que no se puede pescar trabajando solamente en laboratorios ni en aulas, y que por ello la ciencia y el arte deben trabajar conjuntamente, investigadores y trabajadores con el fin de que quienes necesitan la información para tomar decisiones cuenten con datos veraces. El STCW-Fish y el acuerdo de Nueva York exigen la verdad de la pesca de las especies objetivo y de las accidentales. En Argentina se miente o se mira para otro lado. Nuestra soberanía marítima así está en progresivo riesgo.

Capitanes de Pesca no mantiene diferencia alguna con las normas de la autoridad de contralor ni con el sector empresario, aún cuando fuimos los únicos que oportunamente nos opusimos a la cuotificación, a la CITC tal como fue aplicada, entendiendo que generaría crisis y desempleo, tal como ocurre hasta hoy, porque los empresarios pueden elegir qué pescar, que especie objetivo buscar, trabajando con algunos barcos y parando otros. A pesar de ello, los capitanes continuamos trabajando, esperanzados en que el Régimen Federal de Pesca sea revisado y se corrija parcialmente.

Finalmente, Frías celebró la iniciativa de abordar con compromiso y seriedad esta problemática que implica decidir entre MATAR PARA TIRAR en función del resultado económico, o aprovechar todo lo que ingresa en la red de pesca: si esto ocurriera se comprobaría con mayor efectividad el porcentual de la pesca no deseada y descartada, y quizás el Consejo Federal Pesquero no tenga la necesidad de “inventar” cuotas de captura para mantener la flota fresquera activa, sin la necesidad de recurrir a nuevos sistemas costosos como las cámaras que sólo podrían servir si tuvieran acceso público y en directo. El resultado final sin dudas será beneficioso para todos, generándose más trabajo y alimentos, y estamos convencidos que esto solo se logrará con el sinceramiento de todos los actores involucrados, sumándoles educación y capacitación.

Lo más leído