La Asociación Argentina de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca (Aacpypp) que lidera Jorge Frías ratificó hoy la huelga nacional de tres días que comenzará este domingo y se extenderá hasta el 30 de abril inclusive en demanda de negociaciones paritarias y la eliminación del impuesto a las ganancias sobre los salarios, informó esta tarde el gremio.

Frías, integrante de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), rechazó "la política económica del gobierno, que provocó una grave situación a los trabajadores a partir de la notoria pérdida de capacidad adquisitiva ante la incesante depreciación del salario por la inflación vigente desde 2016", señaló un comunicado.

El dirigente gremial aseguró que el sindicato de capitanes y oficiales parará tres días -incluyendo el martes 30- ante "el hambre y la pobreza y la pérdida de la dignidad por la imposibilidad de satisfacer las demandas mínimas de los trabajadores y jubilados".

Frías sostuvo que los trabajadores de la pesca "no son ajenos a la realidad del país y a los ataques del gobierno hacia el movimiento obrero organizado", con "prácticas antisindicales y persecución para acallar los reclamos y la pretensión de imponer cambios al régimen jubilatorio público solidario, a los convenios y a la Ley de Contrato de Trabajo".

La Aacpypp integra el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona).

"El gobierno cajoneó la homologación de los convenios colectivos de capitanes y oficiales más de tres años; no dialogan los funcionarios de Trabajo y Transporte; procuró imponer un Reglamento de Titulación de la Marina Mercante Argentina (Retimmar) para modificar el régimen de titulación, incumpliendo el Convenio Internacional sobre normas de formación y titulación STCW-F, al que adhirió el país con la Ley 26.981/14, y designó a Oscar Fortunato en el Consejo Federal Pesquero, un lobista de empresas", dijo Frías.

El dirigente sostuvo que, de esa forma, las compañías controlan "la riqueza del mar y permiten el 30 por ciento de descarte y desperdicio de las capturas", y rechazó "el decreto 145/19, que solo ofrece seguridad a las empresas para pescar hasta el año 2040".

"El gobierno pretende derogar el régimen especial jubilatorio de capitanes y oficiales, desconociendo la riesgosa tarea pesquera, e incumplió la promesa de eliminar el impuesto a las ganancias a los trabajadores, y tampoco lo morigeró", indicó Frías.

Por último, el dirigente desmintió "las versiones periodísticas sobre el supuesto dictado de la conciliación obligatoria para impedir el paro de tres días" en la actividad.