El sindicalista se reunió con los K y otros senadores que votaron en contra. Y calificó a Miguel Pichetto de traidor.

Al igual que cuando el Presupuesto se trató en Diputados, el arco político opositor -con el kirchnerismo y la izquierda a la cabeza- marchó ayer al Congreso en contra del proyecto, aunque esta vez la protesta fue menos masiva y tensa.

Sin embargo, los reclamos se colaron dentro del Palacio. Sorprendió la reunión que Pablo Moyano mantuvo con un grupo de senadores de perfil duro de distintos bloques, donde tildó de "traidor" al jefe de la bancada peronista, Miguel Angel Pichetto, por su apoyo al proyecto oficial.

El número dos de Camioneros -complicado en varias causas judiciales- llegó al mediodía al Senado acompañado por el representante de La Bancaria, Sergio Palazzo (un radical K), con quien integra el Frente Sindical para el Modelo Nacional.

De entrada, anunciaron que se reunirían con legisladores que estaban a punto de debatir el Presupuesto para "denunciar otra vez el brutal y antipopular presupuesto de ajuste".

“Vinimos a respaldar a los senadores que han tenido la valentía de no haber sentido la presión por parte de su partido o de algunos gobernadores y van a rechazar este Presupuesto de ajuste que va a traer cada vez más despidos, suspensiones y es solamente para pagar los intereses de la deuda. Por eso los hemos felicitado”, declaró Moyano.

Acto seguido se refirió al resto de los legisladores peronistas: "A aquellos compañeros que hacen campaña con los cuadros de Perón y Evita, cantando la marcha peronista y están indecisos, les pedimos y les exigimos que rechacen este Presupuesto”, planteó en clara alusión al Peronismo Federal.

Consultado puntualmente por el accionar de Pichetto, fue lapidario: "Si él ha consensuado con el Gobierno, traiciona a sus votantes, a millones de trabajadores y de jubilados que van a ser perjudicados. Y si él hizo campaña cantando la marcha peronista, yo soy peronista y me siento traicionado", aseguró.

En el Salón Illia los esperaba un variado grupo de legisladores opositores. Entre ellos, se encontraba, casi completa, la bancada del FpV: la única ausente de ese espacio fue Cristina Kirchner. Por el interbloque Argentina Federal -que dirige Pichetto y está en plena crisis interna- asistieron el chubutense Mario Pais, la pampeana Norma Durango y el formoseño José Mayans.

También formó parte de la foto -sonriente- el legislador de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas, quien en las últimas horas manifestó su intención de cara a la elección de 2019 de formar un gran frente que incluya a la ex presidenta.

Palazzo también se pronunció en contra del Presupuesto. “Consolida la política ideológica de Cambiemos. Como nunca antes han dejado expresado en la letra del Presupuesto lo que piensan de la sociedad argentina. Sólo sirve para garantizar el pago de la deuda monstruosa que han contraído”, sentenció el referente de los bancarios.

Mientras tanto, en la calle, columnas de izquierda, La Cámpora, el Polo Obrero, Suteba, Las CTA, y organizaciones sociales como Barrios de Pie marcharon desde temprano frente al Congreso, que se encontraba vallado una cuadra a la redonda.

El kirchnerismo, montó una carpa al pie del monumento del Congreso, donde instaló una radio abierta con paneles temáticos, en los que participaron varios diputados K Leopoldo Moreau, Horacio Pietragalla y Gabriela Cerrutti.

El clima fue mucho más tranquilo que aquella jornada de fuertes enfrentamientos con la Policía en que se aprobó el proyecto en Diputados. Los organizadores explicaron que es porque ya daban por segura la sanción de la ley y por la idea de priorizar las marchas contra el G20, a fin de mes.

El único incidente se dio en la desconcentración, cuando las fuerzas de seguridad detuvieron a un joven por romper bancos de Plaza Congreso.

Fuente: Clarín - www.clarin.com.ar

Lo más leído