La CGT respaldó hoy al jefe de la Federación de Camioneros, Hugo Moyano, después de que el presidente Mauricio Macri trató de "mafioso" al gremialista, y advirtió que "el problema no son los trabajadores sino las políticas que pesan sobre ellos".

"Con madura responsabilidad se viene planteando desde las distintas vertientes del movimiento obrero la imperiosa necesidad de atravesar un camino de tolerancia alejado de cualquier tipo de agravio y provocación en un momento crítico como el que está viviendo el pueblo argentino", afirmó la central sindical en un comunicado.

En esa línea, la CGT dijo ver con "enorme preocupación que altos funcionarios del Gobierno pretendan basar sus discursos de campaña intentando cargar sobre las espaldas de los trabajadores los altos costos de la crisis generada por sus políticas de ajuste y hambre que vienen llevando adelante sin ningún tipo de sensibilidad social".

lA Confederación advirtió que "el problema no son los trabajadores sino las políticas que pesan sobre ellos". 

"Nos solidarizamos con cada trabajador y sus representantes gremiales que sean víctimas de cualquier acto de violencia e injerencia ejercida desde el Estado, e instamos a que cada actor social asuma la responsabilidad que le corresponde para dar vuelta una crisis social y económica que este país y sus ciudadanos no merecen", concluyó el documento.