Pablo Moyano se presentó en Tribunales por la imputación por presunta asociación ilícita. Lo hizo acompañado por su abogado, Daniel Llermanos, ante el fiscal Sebastián Scalera, quien, se espera, insistirá en el pedido de detención del sindicalista.

El dirigente sindical de Camioneros Pablo Moyano le dijo el jueves al fiscal Sebastián Scalera que la imputación en su contra por presunta asociación ilícita enquistada en la conducción del Club Atlético Independiente, es “política” y carece de sustento y prueba. “Nosotros saneamos al club, sacamos a los barras bravas y en ocho meses obtuvimos dos copas internacionales. El club estaba en ruinas y hoy tiene superávit económico”, enfatizó Moyano hijo durante la indagatoria que prestó esta mañana ante el fiscal que quiere meterlo preso.

Tras negar todos los cargos que le formuló Scalera, Moyano insistió con que el presidente Mauricio Macri quiere verlo “preso” porque la lucha sindical de Camioneros contra el modelo económico del gobierno “le molesta”. Y reafirmó: “El sueño de Macri es verme preso para seguir hambreando al pueblo”.

Acompañado por su abogado, Daniel Llermanos, Moyano se prestó a la indagatoria, respondió preguntas pero insistió en la falta de imparcialidad del fiscal. De hecho, había pedido que estuviera presente el juez de Garantías de Avellaneda Luis Carzoglio, pero ello no ocurrió.

Llermanos consideró que la instrucción de la causa “es muy deficiente” y ejemplificó que “faltan numerosas hojas, foliaturas, se hicieron desgloses sin dejar constancia ni copia del material desglosado”.

“La instrucción y las pericias se delegaron a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien también desea ver preso a Moyano, prescindiendo de los cuerpos forenses de la Provincia. Los cargos son irrelevantes, con el agravante de que el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, mientras se estaba desarrollando la indagatoria declaraba nuevamente ante los medios de comunicación que Moyano debía estar preso”, insistió.

De hecho, el abogado de Moyano denunció penalmente al procurador por “influencias a sus dependientes y por violar la Constitución y la ley del Ministerio Publico, que exige objetividad”.

Moyano, por su parte, insistió en que la acusación en su contra es consecuencia de “un expediente judicial vergonzantemente armado”.

El juez Carzoglio rechazó el pedido de detención de Moyano que había formulado el fiscal Scalera. Esa decisión fue apelada y está a la espera de un pronunciamiento de la Cámara de Garantías de Lomas de Zamora. Entretanto, después de la indagatoria y sobre la base de nuevos elementos de prueba y mejor fundamentación, Scalera podría insistir nuevamente en el pedido de detención ante el propio juez Carzoglio.

Fuente: Agencia Paco Urondo - www.agenciapacourondo.com.ar

ÚLTIMAS NOTICIAS

Lo más leído

  • Week

  • Month

  • All