El Gobierno sugirió a las empresas que mejoren la comunicación con los clientes, después de que mucha gente soportara varios días sin suministro. Las tarifas suben un 32 por ciento.

Pese a la cantidad de cortes y a la mala calidad del servicio, el gobierno no retrocederá en su intención de seguir con los aumentos en las tarifas de la luz, que desde este viernes subirán otra vez.

Está previsto que el nuevo esquema tarifario sea oficializado mañana por el Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE). Según las estimaciones previas, algunas boletas vendrán con incrementos de hasta el 32 por ciento. Pero esa no es la mala noticia. La mala es que todavía quedan tres aumentos más. Uno en marzo, uno en mayo y el otro en agosto.

Para entonces, la mayoría de los usuarios pagarán más de mil pesos por mes en energía. El Gobierno decidió “amonestar” a las empresas y les advirtió que tienen que mejorar la comunicación con el cliente.

Parece poco si se tiene en cuenta que el presidente Mauricio Macri pidió un esfuerzo a los argentinos: “La energía es cara y hay que pagarla”, dijo. Hasta ahora, los servicios subieron más de mil por ciento, y los problemas, al menos para la percepción general, siguen siendo los mismos.

Es decir, el esfuerzo de pagar tarifas más alta lo hace la mayoría de la ciudadanía, pero a las empresas no se les pide de la misma manera. Tras la ola de calor, todavía hay más de veinte mil usuarios sin luz en la Ciudad y el Conurbano.

El aumento previsto para marzo es del 14, el de mayo y agosto es de 4 por ciento. Es decir, aun resta un 22 por ciento de incremento en el servicio. También se oficializó que la pérdida de poder adquisitivo en 2018 fue de alrededor del 14 por ciento. Y sin paritarias a la vista, el tarifazo parece cada vez más difícil de afrontar.

Fuente: El Intransigente

Lo más leído

  • Week

  • Month

  • All