El borrador del bono de fin de año por $5.000 le alcanzó al Gobierno para frenar el paro de la CGT. Ahora, la secuencia se traza respecto a la edición final del texto y la firma del presidente Mauricio Macri que la central obrera daba por descontada para hoy, versión que también confirmaron fuentes del Ejecutivo Nacional. Para los privados el carácter del adicional es obligatorio, pero su ampliación a empleados públicos se la adjudican a la gestión política de uno de los titulares cegetistas, Héctor Daer. La misma consta de negociación por los municipales porteños y ante gobernadores e intendentes del Conurbano para que cobren este beneficio. Incluso en las cercanías del líder de Sanidad, ante la consulta de BAE Negocios, apostaron fuerte al anticipar que: "un sector de los estatales va a sorprender, porque lograrán el bono y la reapertura de paritarias".

En ese plano consideran que el bono rondará entre los $4.000 y $6.000 para cerca de 200.000 trabajadores de áreas como Presidencia, ministerios, la ANSeS, PAMI y personal civil de las Fuerzas Armadas. Fuera de dicho rango se encontrarán empresas como YPF, Aerolíneas hoy en estado de ebullición, judiciales y parlamentarios. En la ronda de gestiones que desarrolló Daer se comentó a título de "común denominador" una certeza en horas de negociación febril. Hay un amplio sector empresario que definió como "imperdonable" para el Gobierno el haber accedido al pago del bono. Aún cuando su aplicación cancele en algunos casos puntuales toda reapertura de discusión paritaria.

Es preferible...

El bono permitiría aumentar entre 3% y 10% la masa salarial de fin de año expresaron desde el Ieral de la Fundación Mediterránea a la agencia NA. "En la medida en que se espere una desaceleración de la inflación de cara a 2019, esta opción es preferible a la reapertura de las paritarias", dijeron los economistas Marcelo Capello y Gerardo García Oro.

Ambos expertos explicaron que al tratarse de una suma fija, el impacto de la compensación varía según cada nivel de remuneraciones. Todo dentro de una heterogénea actualización de los salarios del presente año, en guarismo que van del 14,4% al 48,4% anual".

Los analistas señalaron que "la incidencia de un bono de $5.000 alcanza al 26% del salario mensual de un trabajador de la construcción, al 9,9% de un bancario y al 14,5% de un camionero". De allí que ante la energía de la devaluación consideren al bono una herramienta más válida que la reapertura de paritarias. "Un pago extra de monto fijo en los salarios que alivie la situación para los trabajadores especialmente los de menores ingresos y que deje la renegociación salarial para el año subsiguiente", advirtieron.

Fuente: BAE-NEGOCIOS - www.baenegocios.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Lo más leído

  • Week

  • Month

  • All