"SINO FUERA POR EL SINDICATO Y PABLO MOYANO NO SE DONDE ESTARÍA AHORA"

"SINO FUERA POR EL SINDICATO Y PABLO MOYANO NO SE DONDE ESTARÍA AHORA"
Trabaja como recolector de residuos y es la gran apuesta de Chino Maidana: “Estoy listo para ir por el título mundial, quiero darle a mi hijo lo que no tuve de chico”Agustín “Avión” Gauto (17 victorias - 12 KO) se prepara para su pelea en Dubai que podría darle una chance mundialista. 
De orígenes humildes y con una pandemia que lo complicó en su mejor momento, se aferró al nacimiento de su hijo y al psicólogo para encarrilar su carrera. “Estoy para los grandes retos”, asegura“Me siento preparado para ir por el título mundial y para los grandes retos”.Esta frase es su carta de presentación. Así, Agustín Mauro Gauto demuestra que tiene bien en claro qué es lo que pretende para su carrera. Atrás quedaron los momentos turbulentos en los que en plena pandemia tuvo que dejar a un lado su pasión por el boxeo para trabajar como recolector de residuos para poder alimentar a su bebé. Porque fue ese maldito virus el que le impidió poder cumplir el sueño pese a que era el máximo aspirante a un título mundial.En el medio de todo esto surgieron diferencias con su anterior promotor y su vida parecía que se derrumbaba. Sin embargo, el Avión, como lo conocen todos en el ambiente pugilístico, levantó vuelo y hoy con 24 años transita uno de los mejores momentos de su carrera. Así lo expresa en una entrevista con Infobae desde Dubai, donde este sábado peleará ante el filipino Miel Fajardo, en un combate de peso minimosca a 8 rounds, en el que buscará revalidar el mote de candidato mundialista.“La verdad es que esta preparación fue una de las mejores de mi carrera. Tuve muchos sparrings de nivel, junto a Andrés Campos y si bien siempre estuve preparado para todas mis peleas, lo que puedo destacar de esta preparación es que tuve mucha cantidad de guanteos, estuve perfecto en tiempo y distancia y llego bien con el peso. Así que me siento más que bien”, se entusiasma el nacido en Lanús el 31 de diciembre de 1997.Con un récord de 17 victorias y 12 de ellas por la vía rápida, llegó a estar el mes pasado 3° en el ranking de la OMB, 5° en la FIB y 7° en la AMB. Gauto viene de vencer de manera convincente en noviembre pasado a Jaba Memishishi, en el Classic Remise de Düsseldorf de Alemania. En esta oportunidad, enfrenta su segundo desafío como una de las máximas promesas de Chino Maidana Promotions (CMP), la compañía del ex doble campeón mundial Marcos René Maidana.“No pienso en una chance mundialista ahora, creo que primero tengo que pasar esta pelea. No me apresuro en pensar si la próxima será por un título del mundo o algo así. No me meto esas presiones y, si en esta pelea me va bien y la próxima es la del título, mejor. Si no yo sé que en algún momento va a llegar. Soy joven y estoy en mi mejor momento, así que tarde o temprano pienso que esa chance me tiene que llegar”.Gauto declara de manera muy madura. No caben dudas de que este presente lo tranquiliza. Y él mismo así lo valora. “Desde mi llegada a CMP la verdad es que me siento más que acompañado. Me siento bien y apoyado en todo. Estoy re contento con todo el equipo, por las peleas que venimos haciendo y llevamos un buen laburo. Creo que vamos por el camino correcto”.Lejos de querer entrar en un conflicto con su antecesor, el promotor Osvaldo Rivero, quien sostuvo que “le vendieron un mundo de fantasía y lo van a perjudicar mucho”, agrega: “La verdad no lo vi y no le presté atención. Estoy contento con el presente que tengo y estoy confiado que vamos a hacer una linda carrera junto a CMP”.Por supuesto que para llegar a este presente en el que lo encuentra nuevamente lleno de ilusiones, antes tuvo que superar una etapa muy compleja. Al margen de la incertidumbre por la falta de peleas en un contexto muy difícil por la pandemia, su vida hizo un clic y cambió por completo cuando supo que sería papá.“Fue muy difícil para todos. Yo en ese momento la estaba pasando mal y justo mi mujer había quedado embarazada. Se nos juntaron un montón de cosas en la cabeza, que uno se pone a pensar en cómo voy a hacer para darle lo mejor a mi familia, cómo voy a hacer si no tengo un peso para pagar el alquiler. Pero gracias a Dios se me fueron dando las cosas, se me acercó el Chino Maidana y me crucé con un montón de amigos que me ayudaron mucho. Empecé a trabajar con Camioneros y de a poco se me fueron dando las cosas. Tarde o temprano se me tenían que dar algunas cosas buenas. Ahora estoy disfrutando mi momento”.Gauto reconoce que se aferró a su familia y eso fue determinante para salir adelante, pese a que en un momento pensó en abandonarlo todo. “El rol que mi familia ocupa es muy importante. Ellos son uno de los pilares más fuertes que me mantienen en pie. Yo siempre los pongo primero a ellos. Hoy por hoy, son la razón por la que yo estoy boxeando. Por ellos, cada vez estoy más enfocado en esto, cada vez estoy más motivado para darle un bienestar, para darle a mi hijo lo que yo no pude tener de chico. Eso es lo que me motiva hoy”.El Avión hace referencia a sus orígenes humildes que vivió junto a su papá Hernán, amante del boxeo y albañil, y a quien ayudó a los 15 años cuando tuvo que abandonar la escuela porque la plata no alcanzaba; y su mamá Florencia, quien siempre estuvo al frente de las obligaciones del hogar.“Cuando empecé la verdad que era porque me gustaba el boxeo y quería pelear con todos, pero hoy mi situación cambió y creo que para mejor. La verdad es que me siento muy contento de tener la familia que tengo y muy agradecido a mi señora (Melanie) y a mi hijo (Benjamín de poco más de un año) que también que siempre me aguanta en todas. A pesar de que es muy chiquito yo siento que me acompaña”.La madurez para superar diferentes obstáculos, incluso apartando momentánemente sus grandes sueños de campeón, también le permitieron reconocer cuándo necesitó ayuda de un profesional. Fue así que recurrió a un psicólogo que, como lo explica, le cambió la vida: “Sí, voy al psicológo. Yo mucho no creía en ellos o tal vez no confiaba. Pero la verdad que me hizo muy bien. Creo que es algo que se necesita porque el boxeo es un deporte muy solitario, donde parece que lo comprende solo el boxeador y el que pasó por esto. Es un deporte muy sacrificado y creo que el psicólogo y la ayuda emocional y espiritual te ayuda muchísimo”.Como se dijo, hoy el Avión Gauto atraviesa un presente ideal para ir con mayor tranquilidad en busca de grandes logros. “Me siento preparado para el título mundial y para los grandes retos”, aclara. Y con la humildad y sencillez que lo caracteriza, antes de despedirse, no quiere dejar de mencionar a los que estuvieron en el peor momento de su vida.“En el trabajo (la empresa Solbayres) me dieron varios días para que yo me preparara bien y me sienta contento. Eso fue importante. Antes sí, trabajaba de madrugada hasta el mediodía y después descansaba un ratito y me iba a entrenar y terminaba muerto. Por eso, estoy recontra agradecido con el sindicato Camioneros, con Pablo Moyano y Ariel Cimino que es mi delegado y quien me acercó a ellos. Me dieron una mano enorme, tanto en pandemia como ahora. Si no habría sido por ellos yo no sé en qué momento estaría ahora porque la verdad que con el laburo que me dieron pude mantener a mi familia, el alquiler y todas las cosas de las que uno tal vez no recibe ayuda. Con ellos y el Chino Maidana gracias a Dios pude salir adelante”. Fuente Infobae
 
 
33