CGT

“No somos una patente”, el reclamo de los motoqueros en el Obelisco

Laura Moyano dice, bajo la lluvia, con piloto y casco y a metros del Obelisco, que a ellos no les gusta juntarse para esto. Que mejor hacerlo para salir a rutear, o para comer un asado

. “Ellos” son los cerca de 400 motoqueros que la rodean mientras tocan bocina y levantan sus cascos. Y, “esto”, la marcha “contra los chalecos y cascos patentados”.
Bajo la lluvia cortaron casi la totalidad de 9 de julio y Cerrito. Otro grupo hizo lo mismo en Rivadavia y Callao. La protesta fue a nivel nacional, y hubo grupos que protestaron en distintos puntos del país, incluso con carteles contra la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.
El motivo de la protesta son los cambios en la Ley de Tránsito, que consisten en que cada motociclista (se estima que en el país hay 7 millones) deberá colocar una calcomanía en su casco con la patente de su motovehículo. También el acompañante, que además de- Laura Moyano dice, bajo la lluvia, con piloto y casco y a metros del Obelisco, que a ellos no les gusta juntarse para esto. Que mejor hacerlo para salir a rutear, o para comer un asado. “Ellos” son los cerca de 400 motoqueros que la rodean mientras tocan bocina y levantan sus cascos. Y, “esto”, la marcha “contra los chalecos y cascos patentados”.
Bajo la lluvia cortaron casi la totalidad de 9 de julio y Cerrito. Otro grupo hizo lo mismo en Rivadavia y Callao. La protesta fue a nivel nacional, y hubo grupos que protestaron en distintos puntos del país, incluso con carteles contra la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.
El motivo de la protesta son los cambios en la Ley de Tránsito, que consisten en que cada motociclista (se estima que en el país hay 7 millones) deberá colocar una calcomanía en su casco con la patente de su motovehículo. También el acompañante, que además de- aunque se hacen pocos controles.
“Nos sentimos estigmatizados”, dice por el cambio en la Ley de Tránsito.
“Esto va a ayudar a los que usan las motos para robar: se adecuan a la ley y la Policía va a controlar a los que no tienen chalecos ni cascos con identificación”. Bustos comenta indignado cómo son los procedimientos en controles a usuarios de motos: si el conductor no tiene papeles sólo queda secuestrado el vehículo. El usuario se va caminando.
Diego Chappe tiene 34 años y lleva doce trabajando con la moto. Empezó en agencias hasta hacerse particular.
Dice que su moto cuesta entre 30 y 40 mil pesos. Hace cuentas: sólo en multas por mal estacionamiento asegura haber gastado más. Ha llegado a recibir hasta dos en la misma semana, de $ 1.500 cada una. “Podrían hacer parquímetros para motos”, pide.
Y enumera las razones: “En el centro hay lugar para estacionar mil motos, pero las estadísticas dicen que circulan más de seis mil; el problema son los oficinistas que van en moto y las dejan en la calle de 8 a 18, y los estacionamientos privados no las aceptan; o están llenos desde temprano y prefieren sólo tener autos; les pueden cobrar más caro”. A veces, en el centro, a los “fleteros”, como se les dice a los motoqueros que hacen mensajería, les toca estacionar a 8 o 9 cuadras del destino final. Y eso es mucho tiempo; es decir, menos dinero para la recaudación del fin del día.
Pero sobre el propósito de la protesta dice que ellos, los motoqueros, son los primeros damnificados de los ladrones que se mueven en moto. “El que roba no usa un vehículo legal.
Nos roban a nosotros y después salen a hacer salideras o cualquier tipo de robo con nuestras motos”, argumenta.
Como opción propone más controles. En la calle y en las redes sociales, persiguiendo al mercado negro en páginas como “Motos crudas”.
Bustos dice que se ha enterado de colegas que han recuperado su moto a partir de negociaciones con usuarios de estas páginas, o de otros que directamente se han unido para entrar a villas, a recuperarlas. En las perfiles de Facebook también se ofrece documentación apócrifa y repuestos de motos robadas.
Los dos motoqueros coinciden en que no es difícil reconocer al que se mueve en una moto robada: “No usan cascos, no tienen patentes y a veces ni luces, y les sacan algunos plásticos”, aporta Bustos. “En el andar también: el que está trabajando o paseando la cuida; ellos andan al palo”, agrega Chappe.

Esto se soluciona de otra manera, trabajando y controlando, y no con chalequitos”.
Laura Moya