Sindicatos y organizaciones sociales se manifestaron frente al Congreso

Aún en su diáspora cíclica el movimiento obrero fi jó postura respecto al pedido de ayuda fi nanciera al FMI y el tarifazo.

En este último punto la convocatoria multisectorial del 21F, liderada por los camioneros de Hugo y Pablo Moyano reclamó ante el Congreso. Mientras tanto desde la sede de Azopardo, la central condenó el retorno idílico a la relación con el Fondo, en virtud del “sometimiento que implica cualquier acuerdo” con ese organismo internacional. La CGT subrayó que el resultado inevitable será más pobreza, reforma laboral y fl exibilización, con merma de derechos y calidad de vida para trabajadores y jubilados.
“Según el discurso del Presidente Macri, solicitar un empréstito con el Fondo Monetario Internacional nos permitirá obtener más de u$s30.000 millones a la mitad de las tasas que en el sector de la banca privada. Tengamos en cuenta que en los últimos dos años se fugaron del país más del doble de esa cantidad”, reseñó el documento de Azopardo. En cuanto al reclamo en el Congreso, que además de sindicatos agrupados en la Corriente Federal (CFT) y dos de las CTA contó con la participación de movimientos sociales y fuerzas de izquierda, entre otros adherentes los ejes de coincidencia pasan por lo gremial, respecto a que el escenario obliga a un reclamo central y unifi cado.
En cuanto a la lectura, en repaso a la historia de los 90, la CGT plasmó que la consecuencia del empréstito en dólares trae en el mismo envoltorio controles monetarios, fi nancieros, económicos y de políticas sociales. “Parte de estos objetivos del FMI ya están en plena ejecución con congelamiento de la obra pública, caída del poder adquisitivo del salario y reforma previsional. No es un plan de contingencia la vuelta al Fondo, es un plan en marcha desde hace 2 años. Y este es un paso más en ese sentido”, expresó la central.
Por la misma línea que el triunviro Juan Schmid alertó en cuanto a la falta de comunicación seria con las organizaciones sindicales y sociales en la marcha al ENRE, desde Azpopardo consideraron que urge “la convocatoria a un verdadero diálogo social que haga posible salir del laberinto socio-económico en el que se encuentra el país”.
Las manifestaciones contra el incremento de tarifas también se replicaron en otras plazas y ciudades del interior.

El rechazo al tarifazo se plasmó en las calles