Una regional de la CGT rechazó antes que el triunvirato las reformas de Macri

Antes que el cuestionado triunvirato que la conduce, integrado por Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, la CGT de Río Negro rechazó las reformas laboral, tributaria y previsional

 que impulsa el gobierno de Mauricio Macri. Liderada por un aliado a Hugo Moyano, la sede que concentra a los gremios rionegrinos publicó un duro comunicado en contra del paquete de medidas lanzado por la Casa Rosada luego del triunfo electoral de octubre.

Encabezada por el dirigente camionero Rubén Belich, la CGT patagónica desestimó -tras la reunión de su Consejo Directivo- las propuestas que el ministro de Trabajo nacional, Jorge Triaca, había anticipado a la conducción nacional. Como describió Letra P, Pablo y Facundo Moyano encabezaron la resistencia sindical desde que trascendieran algunos puntos de la reforma.

"Entendemos que estas reformas apuntan a determinados sectores y no a un esfuerzo colectivo y en general, es por ello que rechazamos de plano toda aquella alteración que implique un retroceso de las conquistas laborales y gremiales alcanzadas a fuerza de una lucha incansable e implacable, para que todos seamos parte de la renta o todos quedemos en el esfuerzo de lograrla de manera mancomunada", sostiene el documento emitido por la central obrera.

"Solicitamos a nuestras autoridades provinciales y representantes nacionales que tengan en cuenta nuestra posición al respecto, que no es otra que la voz de aquellos cuya única subsistencia es su fuerza laboral, que les piden que resguarden sus derechos y los hagan partícipes de una economía competitiva y positiva para el conjunto y no para aquellos con poder dominante", se resaltó en el documento.

Belich, reconocido por su rol gremial en la provincia, mantiene un notable poder en el mundo sindical norpatagónico y fue un socio clave del presidente del Partido Justicialista (PJ) provincial, e intendente de General Roca, Martín Soria, en el último proceso electoral. Por su gestión, y la notable imagen positiva que logró consolidar, se transformó en un peso pesado del peronismo rionegrino que sueña volver al triunfo con Soria a la cabeza.