Yasky y Micheli coinciden en el rechazo del acuerdo

Ambos secretarios generales repudiaron el consenso alcanzado por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y la cúpula de la CGT y no descartan marchas y movilizaciones para expresar su bronca.

 

Las dos CTA (Central de Trabajadores Argentinos), lideradas por Hugo Yasky y Pablo Micheli, respectivamente, rechazaron el acuerdo alcanzado entre la CGT y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en relación con el proyecto de reforma laboral.
"Repudiamos cualquier acuerdo de reforma laboral que se alcance con el gobierno nacional.
Esto significa una traición de aquellos que hablan en el Día de la Lealtad de los trabajadores y de la patria, pero después en las sombras de los despachos oficiales firman contra los genuinos intereses de sus representados", dijo Yasky a través de un comunicado.
El dirigente adelantó que su * central se encuentra en estado de "movilización y alerta", y anticipó que se movilizará junto a otros gremios y organizaciones sociales para "expresar el rechazo a estas reformas y contra el ajuste que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri".
Por su parte, el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, también expresó su rechazo al acuerdo alcanzado entre la CGT y el ministro Triaca.
En declaraciones radiales, Micheli indicó que "es una sorpresa desagradable la aceptación de la reforma laboral por parte de la CGT".
"Esta reforma implica la flexibilización laboral y la destrucción del piso de derechos laborales que conseguimos durante 100 años.
Esta reforma atrasa 100 años", indicó Micheli, quien no descartó convocar a una movilización o un paro nacional.
El miércoles, la mesa chica de la CGT y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, alcanzaron una serie de "consensos básicos" en torno al proyecto oficial de reforma laboral, aunque quedaron aspectos de la iniciativa oficial que serán analizadas seguramente en la última semana de noviembre cuando sesione el consejo directivo de la Confederación General del Trabajo (CGT).
La postura de las centrales de los trabajadores fue similar a la expresada por los movimientos sociales que, con marchas, reclamaron el rechazo al consenso por la reforma laboral y la posibilidad de llevar la bronca por el tema a las calles y hacer todos lo posible para desalentar su aprobación.

Daer: "La integridad del derecho laboral está a salvo"

Uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, aseguró que, con el texto de la reforma laboral acordado entre el gobierno y la central obrera, "la integridad del derecho" del trabajo está "a salvo".
"La integridad del derecho laboral está a salvo", afirmó Daer tras los "consensos básicos" alcanzados entre el Gobierno y la central sindical en relación al proyecto de reforma laboral. El sindicalista explicó: "Pudimos acordar un proyecto que no toque esos temas que para nosotros eran fundamentales". Consideró además que "hay ignorancia sobre los * límites de la negociación por parte de compañeros que tienen una posición más terminante". "Esto no es la reforma de Brasil ni una reforma que haya tocado los derechos fundamentales de ningún trabajador; quedan en pie los derechos colectivos", puntualizó. Precisó que "se incorporaron al cómputo de las indemnizaciones a las horas extras y las comisiones y se dejó de lado el banco de horas". Además, el secretario general del gremio de la Sanidad sostuvo que "la única forma de acompañar un proyecto era que no toque derechos fundamentales". "Se acordó un mecanismo para facilitar que alrededor de 900 mil trabajadores en relación de dependencia que no están formalizados tengan un camino para que sus empleadores los formalicen", sostuvo el gremialista.